Ayuntamiento de Iza / Izako Udala


Aldaz

Localidad céntrica de la Cendea, comprendida entre los términos de Erice (norte), despoblado de Sarluz en Sarasa (este), Aldaba (sureste), Ordériz (sur), Ariz (suroeste) y Ochobi. Esta circunstancia motivó que fuera elegida durante siglos como lugar de reunión y “batzarres” de los jurados representantes de los pueblos, pese a ser propiedad privada.

Con una superficie de 131,92,00 hectáreas, por la banda oriental del término discurre muy abarrancado el arroyo que baja de Erice por Sorginzulo y continúa por Aldaba. La casa solariega, con el escudo de los Aldaz, lleva adosadas las destinadas a los colonos. Se alzan, con el templo parroquial exento de San Esteban, en el borde Sureste de un monte amesetado, poblado de robles y carrascas, con algunos pinos; el bosque ocupa una parte del término, cultivado en la zona meridional. Para distinguirlo de su homóni mo de Larráun, el de Iza fue apellidado “Etxebakoitz” y “Etxebakarra”.

Juan Pérez de Esparza y Domeca de Aldaz eran los dueños del lugar en 1593 (Pro. Asi., Car. 13). Domeca nombró en su testamento heredero a su hijo Juan Pérez Remírez de Esparza (1595, Pro. Asi., Car. 15 bis). Desde entonces ha venido transmitiéndose la propiedad en el linaje Remírez de Esparza.

aldaz palac igl.aldaz porche aldaz

A raíz de un pleito sobre límites, mantenido en 1609 por Juan Remírez de Esparza con los de Ariz y Ordériz, los árbitros reconocieron y sentenciaron “hauer sido y ser desde tiempo muy antiguo a esta parte término propio, distinto y separado de los de Ariz y Orderiz, desde un mojón grande de piedra que tiene tres esquinas, que esta en Mayru yturri larraça, en el propio camino que ban al dicho lugar de Aldaz, hazia la mano derecha”. Todo el término era propiedad de Juan Remirez y de la casa de Aldaz (Pro. Asi., Car. 16).

El 17 de junio de 1598 se reunían en junta general el diputado y los jurados de la cendea “en el lugar de Aldaz, donde lo tienen por costumbre”, a llamamiento del diputado Pedro de Ayerra, vecino de Iza; otorgaron poder para un pleito entablado contra el Regimiento de Pamplona por “las siete çendeas del conturno de la dicha ciudad, sobre el bisitar y referir los pesos y medidas” (Pro. Asi., Car. 20).

Juan R. de Esparza convino la construcción de la iglesia con Juanes de Amézqueta, cantero vecino de Ollo, quien se comprometió a realizar las obras de cantería, según traza del veedor de las del obispado, para el día de San Miguel de septiembre de 1605, debiendo recibir alojamiento y comida durante ese tiempo (30 agosto 1604). Amézqueta había contratado un año antes los servicios de mase Esteban de Yçaguirre, yesero de Eriete (Pro. Asi., Car. 15). La terminación se demoró; el cantero contratante falleció en 1614 sin acabar las iglesias de Aldaz y de Azanza. Le dió fin Gaspar de Echeberría, cantero de Huarte Araquil (1634, Pro. Asi., Fn. Lizas.).

Aldatz, cuesta, es compuesto de alde + -tz(e), sufijo equivalente a -tza (MICHEL.: Ap. vas., nn. 33, 370; CIERB.: p. 11).